Bebés prematuros y lactancia materna

bebes prematuros WayMilk

Una entrada inspirada por Waymilk

“No, no todo está listo, no, no debería pasar pero ¿si pasa?. No, no estamos preparados. Aún no, por favor.” Miro el reloj del teléfono, pongo el cronometro, no quiero equivocarme. Mientras pienso:

“Los bebés prematuros naces con problemas respiratorios, nacen con problemas…  No, a mi bebé no le va a pasar nada.”

Las contracciones  son cada vez más frecuentes, miro el teléfono, cuento los minutos, aún hay tiempo, quizá paren, son cada 7 min, quizás esta vez también sea una falsa alarma. Respiro lo más profundo y lento que puedo. compruebo de nuevo y la frecuencia ha cambiado. Ya son cada 5 minutos. Pues va ha ser que si, va a ser que esta vez el peque quiere salir.

A partir de aquí ya sabemos todos lo que sucede, pero cuando nos dicen que el peque tiene un peso por debajo del limite, que tiene que ir a prematuros… Nos asustamos. Pensamos que lo mejor para el peque es que reciba los mejores cuidados médicos posibles y nos olvidamos del mejor cuidado del mundo, el nuestro. 

Con todo el follón, el cambio de planes,  pensar en cómo hacer mientras el bebé está ingresad, el papeleo de registro, la ropita que no tienes porque es muy grande, la preocupación de cuánto estará ingresado, cómo te vas a organizar… etc, no quedamos sitio para pensar en lactancia materna,  cuando debería ser el primer pensamiento y único.

Los avances médicos en en neonatología han conseguido minimizar las muertes de bebés prematuros, reducir el riesgo de que contraiga infecciones con la incubadora o sacar adelante a los prematuros con síndrome del “distress” respiratorio idiopático gracias a los respiradores. sí es verdad que cuánto más protocolos médicos necesita, más preocupación y culpabilidad tienen los padres.

La alimentación durante este periodo es fundamental, por ello hay que estar informados de las opciones que se tienen  además del biberón. Si a esto le añadimos un cesárea, la cosa se complica aún más y la elección sencilla siempre va a ser el biberón. Pero existen opciones que favorecen la lactancia materna.

Optar por la lactancia materna siempre es la mejor opción, eso ya lo sabemos, pero ¿por qué debemos procurar la aún más si es un bebé prematuro? Fácil, porque es la alimentación preferida para el prematuro por su composición única, la mayor biodisponibilidad de sus componentes, sus propiedades inmunológicas y la presencia de enzimas, hormonas y factores de crecimiento.

La pregunta ahora es y entre tanto caos ¿cómo lo consigo? La mejor solución el el “Método Madre Canguro”: 

Es un sistema de cuidados para el niño prematuro y/o de bajo peso al nacer, estandarizado y protocolizado, basado en el contacto piel a piel entre el niño prematuro y su madre, que busca empoderar a los padres y transferirles gradualmente la capacidad y responsabilidad de ser los cuidadores primarios de su hijo, satisfaciendo sus necesidades físicas y emocionales.

Los componentes de la intervención completa son:

  1. Contacto piel a piel entre el pecho de la madre y el niño, 24 horas al día, en estricta posición vertical.
  2. Lactancia materna exclusiva siempre que sea posible o de Banco de leche materna. 
  3. Salida temprana en posición canguro, con estricto seguimiento ambulatorio (en lugar de permanecer en unidades de cuidado mínimo neonatal).

Los beneficios son múltiples frente al sistema tradicional. Cuando se coloca al bebé prematuro desnudo sobre el tórax de su madre, se estimula el recuerdo de experiencias intrauterinas (el sonido del corazón materno, el movimiento continuo del tórax, las características de la voz materna), que lo tranquilizan.

Además , Mejora la termorregulación, acelera la adaptación metabólica, se reduce el número de infecciones (incluidas las nosocomiales), reduce la estancia hospitalaria o aumenta la confianza de las madres en el cuidado de sus hijos, pero sobre todo facilita la lactancia materna.

La lactancia materna exclusiva es en el caso de los bebés prematuros aún más esencial si cabe, hasta tal punto que se ha confirmado que la leche que produce la madre de un bebé prematuro es diferente en algunos aspectos a la leche de otra mujer. Para el bebé, la alimentación con la leche de su madre, preferiblemente de forma directa y, si esto no es posible, mediante extracción y complementación con jeringa o sonda, supone una gran diferencia.

El calostro proporciona al pequeño substancias muy importantes para ayudarle a adaptarse al nuevo mundo al que ha llegado antes de tiempo: immunoglobulina IgA, lisozima, lactoferrina, macrófagos, linfócitos, neutrófilos, proteínas y sodio. La composición nutricional también es especial. Tiene más contenido de proteínas, sodio, cloro y hierro que la leche de una mujer con el parto a término.

Por tanto, que la leche materna ofrece una protección adicional contra uno de los problemas más comunes en los prematuros  a contener más defensas para luchar contra las infecciones.

 

 

Way Milk es una empresa familiar que cree firmamente en que es necesaria una buena información y asesoramiento para una correcta práctica de la lactancia materna. Superar las dificultades a la hora de amamantar a tú bebé evitará la retirada precipitada de su lactancia materna. Sentirte cómoda y convertir en placentera la toma, es una prioridad.

 

Fuentes: albalactancia, bebésymas

Foto: bebesymas

 

 

 

About WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

01. marzo 2017 by WayMilk
Categories: Alimentación del bebé, Lactancia materna | Tags: , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies