Cólicos del lactante

Una entrada inspirada por Waymilk 

Vamos a tratar los cólicos del lactante, un síndrome relativamente frecuente puesto que se da con una incidencia de entre el 10% y el 20% de los recién nacidos.

Lo primero que hay que decir es que los cólicos del lactante son un proceso banal y pasajero, por lo que no debe ser motivo de excesiva preocupación para las madres y los padres, más allá de que pueda resultar molesto e incómodo para toda la familia.

¿Qué nos debe hacer saltar la alarma?

Los cólicos del lactante se caracterizan por un llanto repentino y excesivo. Se da predominantemente por la tarde o por la noche y carece de una causa identificable. En un lactante sano, estos síntomas se podrían surgir entre las dos semanas y los cuatro meses de edad.

En estos casos el niño llora de manera incesante y es común que encoja las pernas y se le enrojezcan la carita y el cuerpo. También convendrá que te fijes en su barriguita para observar si el abdomen está distendido, como hinchado por los gases.

Se puede considerar normal que un bebé llore hasta un máximo de tres horas diarias.

Estas son las características que te ayudaran a identificar los cólicos del lactante:

  • Crisis de llanto habitualmente inconsolables.
  • Llora más de lo habitual, por encima de las tre horas diarias, al menos dos o tres días a la semana.
  • Encoge las piernas al llorar.
  • La piel se le pone rojita.
  • Las crisis suceden predominantemente por las tardes o por las noches, aunque podría ocurrir en otros horarios.
  • Cosa curiosa, los síntomas pueden aliviarse al subir en coche.

Causas

Realente no se conocen las causas exactas de este síndrome, pero se barajan varias teorías:

  • Algunas teorías achacan las causas de estos cólicos a la inseguridad de los padres, que tratan a los niños de manera poco adecuada. Si no la causa, sí hay quien considera que pueden llegar a se un factor importante. Se ha demostrado que la conducta de los padres puede llegar a influir en el llanto de los niños.
  • Otras teorías apuntan hacia causas digestivas como la madurez del intestino.
  • Finalmente, otras teorías establecen la causa de los cólicos lácteos en ciertas alergias alimentarias o intolerancias a ciertos compuestos como proteínas de la leche de la vaca.

Tratamiento

  • Lo primero que debes entender es que se trata de un proceso pasajero y que no dejará secuelas.
  • Buscar momentos de descanso es fundamental porque el desgaste es grande, así que no dudes en buscar ayuda en familiares…
  • No pierdas de vista que tu bebé puede estar llorando por otras causas habituales: hambre, frío, etc…
  • Si la distensión abdominal es severa deberás pedir ayuda a un profesional para que alivie los gases de tu bebé mediante una sonda. Esto le ayudará a notar una gran mejoría, aunque entraña ciertos riesgos por lo que es necesario que las realice personal pediátrico profesional.
  • Busca movimientos rítmicos, balanceos, paseos en coche, masajes en la barriga… Esto podrá ayudar a aliviar la crisis a bebé.

Una entrada inspirada por Waymilk 

Acerca de WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

28. noviembre 2011 por WayMilk
Categorías: Crianza con apego, Lactancia materna, Maternidad | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies