Cómo se comunican los bebés

bebé en la silla

Una entrada inspirada por Waymilk

El LLANTO, LA FORMA MAS PRIMITIVA DE COMUNICACIÓN:

Todos conocemos el llanto de los bebés, similar a el miar de los “gatinos”, pero si el bebé es nuestro, poco a poco nuestros instintos básicos y una sensibilidad especial que une el cerebro de la madre con el bebé,  vamos reconociendo sus necesidades. Incluso comenzamos ha comunicarnos con ell@s.

Infinidad de estudios demuestran que los bebé, desde sus primeros días de vida, son hipersensibles al lenguaje humano. Los sonidos de los objetos (una llamada telefónica, por ejemplo) le producen aceleración cardiaca, mientras que las palabras y los rostros humanos le calman y le atraen mucho más que cualquier juguete.

Además, si las palabras están emitidas con cariño, como cuando se las dedican sus padres, el pequeño se siente protegido y aprende a sonreír voluntariamente (lo consigue alrededor de los 2 meses). Y la sonrisa es otra forma de comunicación… ¡muy poderosa!

Pero además del llanto, desde las primeras  semanas de vida los bebés ya emiten sonidos diferentes al llanto que responden a la satisfacción o insatisfacción de sus necesidades físicas.

EL GORGOJEO:  “AJO, AJO”

Los “gorjeos”, son sonidos, emisiones,  que los pequeños producen a partir de los 3 o 4 meses desde la parte posterior de su boca y que les sirven para ejercitar los órganos del habla. Al producirlos, los bebés van descubriendo otros puntos de articulación diferentes en su boca, lo que les lleva a conseguir pronunciaciones nuevas: vocales como “a” y “o” y consonantes como “m” y “b”, aunque por ahora emitidas de un modo separado, no conjunto.

Los balbuceos (mamama, dadada…) aparecen sobre los 7 meses. Gracias a ellos los bebés descubren que las cadenas de sílabas ejercen un gran poder sobre las personas y desde entonces las usan para captar su atención.
En el segundo semestre ya repiten algunas de las sílabas que escuchan e imitan la entonación del lenguaje (“ahhh” en tono ascendente significa que quieren algo y en tono descendente, que están cansados).

Además, miran hacia los objetos cotidianos cuando se los nombramos (biberón, chupete, cuna…) y entienden alguna palabra si la acompañamos de mímica. Por eso los expertos aconsejan ser muy expresivos con ellos.

LA COMUNICACIÓN GESTUAL

Antes de comenzar el lenguaje verbal, los más pequeños se comunican por medio de los gestos. El lenguaje gestual establece un nexo de comunicación con el entorno y con las personas que les rodean, les permite expresar sus necesidades, emociones o sentimientos (pedir, señalar, mostrar, dar…). Según Piaget, psicólogo suizo famoso por sus significativos aportes en el desarrollo de la inteligencia infantil, aproximadamente sobre los diez meses aparecen los llamados gestos de ejecución cuya finalidad es adquirir un objeto apuntando y dirigiendo la atención del adulto hacia él.

El enriquecimiento de vocabulario está muy unido al gesto. En muchas ocasiones cuando un niño señala un objeto, por ejemplo un vaso, el adulto en voz alta puede decir “sí, es un vaso”; de esta manera el pequeño aprenderá una nueva palabra correspondiente al objeto que reclama.

El cuerpo y, esencialmente, el rostro, son los instrumentos de comunicación por excelencia. Los bebés buscan la cara de su mamá y de su papá, y fijando su mirada tratan de imitar gestos, muecas o expresiones comenzando así los primeros diálogos. Aproximadamente hacia los 3 ó 4 meses el bebé posee un amplio repertorio general de sonrisas, sonidos, miradas… que le permiten interactuar con los demás (incluso algunos gestos los elabora propia y exclusivamente según la respuesta que recibe)

El bebé aprende a distinguir las personas familiares de las desconocidas por su voz, además de por su cara. Incluso antes de ver a su mamá o a su papá empezará a sonreír al escuchar sus voces. Progresivamente y tras escuchar conversaciones variadas, empezará a entender todo (apoyándose en la comunicación gestual) y antes de su primer cumpleaños intentará utilizar el lenguaje, aunque todavía no produzca palabras muy inteligibles.

LA EVOLUCIÓN DE SU LENGUAJE EN LOS PRIMEROS 36 MESES DE VIDA:

  • 1 MES: Primera comunicación mediante el contacto de la mirada. Sonidos relacionados con la satisfacción de sus necesidades físicas.
  • 2 MESES: Sonidos vocálicos. Empieza a fijar la atención en estímulos visuales y auditivos. Sonrisa Sociable.
  • 3-4 MESES: Sonidos vocálicos abiertos en alto y entonando “aaah”, “oooh”, “ajitos”, monosílabos “maaa” “paaa”
  • 5-6 MESES: Balbuceos, sonidos vocálicos combinados con consonantes y parloteos (p,b,k,m). Busca y gira la cabeza hacia el sonido.
  • 7-8 MESES: Llegan los bisílabos cómo “tata”, “papa”, “mama”. Comprende palabras simples, por ejemplo “¡adiós!”. Responde con balbuceos intentando mantener una conversación.
  • 9-10 MESES: Combina sílabas diferentes produciendo una jerga cada vez más familiar. Gira la cabeza en una conversación según el turno de quien esté hablando o también al oírse llamar por su nombre. Canta y comienza a entonar sus mensajes.
  •  12 MESES: Entiende casi todo. Parloteos conversando y dirigiéndose a los demás. Su vocabulario ya es de 2- 3 palabras además de “papá” y “mamá”. Utiliza el lenguaje apoyándose en la comunicación gestual para hacerse entender.
  • 18 MESES: Vocabulario de 6, 10 ó 12 palabras. Frases de 2 palabras y el famoso “NO”: Empieza el negativismo.
  • 24 MESES: Vocabulario de hasta 40 ó 50 palabras. Frases de 3 palabras. Emplea pronombres “yo”, “mío”, con el fin de autoafirmarse. Comienza la etapa “preguntona”: “¿por qué? Repite palabras finales o más remarcadas por los demás.
  • 36 MESES: Avance ejemplar del vocabulario que puede llegar a las 800 palabras o aún más. Utiliza el pasado dentro de los tiempos verbales. Se intensifica la comunicación con los demás.

CÓMO ESTIMULAR EL INICIO DEL LENGUAJE EN EDADES TEMPRANAS:

  • Háblale acercando tu cara a su carita y responde a sus balbuceos con los mismos balbuceos.
  • Menciona su nombre siempre que puedas.
  • Mantén con él conversaciones variadas.
  • Emite onomatopeyas, fomentarán su atención.
  • Gesticula y dramatiza, entenderá mejor los mensajes asociando palabras a gestos y a tonos de voz.
  • Utiliza imágenes, fotografías de escenas o de objetos familiares, le encantará observarlas.
  • Cuéntale historias “cortitas” y cántale canciones, preferirá que lo hagas tú en lugar de cd´s.
  • Sé paciente y no exigente. Cuando comience a comunicarse o diga sus primeras palabras, participa en sus propias emisiones

LAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS MÁS HABITUALES SOBRE LA COMUNICACIÓN DE LOS BEBÉS

  • Qué recursos utilizan los bebés para comunicarse durante el primer año de vida?
    Cuando hablamos de comunicación en estas primeras etapas, nos referimos a aquella que se establece a través de los movimientos y emisiones de sonidos básicos por parte de los bebés. El cuerpo es el instrumento de comunicación por excelencia a través de sus movimientos, y, en especial, el rostro. El bebé busca la cara de su mamá o de su papá fijando su mirada en ella; los gestos, muecas y expresiones del adulto implicarán un diálogo basado en los afectos.
  • ¿Cuándo comienza el bebé a interactuar con los demás?
    Aproximadamente sobre los cuatro meses el bebé posee ya un amplio repertorio de muecas, sonidos, sonrisas, movimientos, miradas…que le permiten relacionarse con los demás. Algunas de estas acciones son de uso general por parte de todos los bebés, y otras son de elaboración propia en función de la respuesta que recibe al expresarse de una forma determinada.
  • ¿Qué intentan expresar cuando balbucean?
    lenguaje_bebe
    El adulto es el instrumento para conseguir sus propósitos. Mediante el balbuceo quieren comunicar sus deseos, pero si no son atendidos con rapidez porque no se interpretan bien, el bebé no dudará en recurrir a gestos hasta lograr su objetivo.
  • ¿Qué ocurre con la comunicación gestual a partir del primer año?
    Aunque aumenta la comunicación verbal, la comunicación gestual no desaparece sino que se convierte en elemento de apoyo cuando no se entiende por completo su lenguaje. En esta edad aún es muy importante y necesario el gesto como medio de comunicación.
  • ¿cuándo podemos observar un notable aumento del vocabulario?
    Entre los 2 y los 3 años comienzan a experimentar una inquietud por conocer los nombres de las cosas que les interesan y las leyes gramaticales que rigen el lenguaje. Utilizan las palabras de manera muy práctica.

LAS ACTIVIDADES QUE FAVORECEN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE:

De 0 a 1 año:

  • Juegos con el rostro y con el cuello: “Cambiamos las expresiones”. Este juego se desarrolla, mirando al bebé, a través de la expresión de la cara y con movimientos de cuello. Podemos acompañarlo con música.
  • Juegos de audición: “Descubro mis oídos”. En esta ocasión hablamos muy cerquita de los oídos del bebé, como si le contáramos un secreto. Podemos también cantar canciones suaves.
  • Juegos de señales: “Mira esto…, dónde está…”. Ahora nos dirigimos al bebé con frases cortas mientras que cada palabra-clave va acompañada de nuestra señalización con el dedo índice.

De 1 a 2 años:

  • Juegos de repetición: “Dímelo otra vez”. Para el desarrollo de esta actividad invitamos al niño a repetir el nombre de objetos, especialmente los más familiares. Le enseñamos palabras en el contexto real y no real (acciones que él desarrolle y que aparezcan, por ejemplo en los cuentos.
  • Juegos de adivinar: “Ahora dilo tú”. Incitamos al niño para que pronuncie palabras que nosotros deseamos.
  • Juegos de imitación: “¿Qué hace…? cómo suena el…”. En esta ocasión enseñamos al niño el animal u objeto determinado y el sonido que emite, después le preguntamos sobre ello.
  • Juego del escondite: “¿Dónde está lo que suena?”. Para jugar, escondemos juguetes sonoros y el niño los tiene que localizar por el sonido que realizan.
  • Juego de cambio de tono: “Más alto y más bajo”. Aquí pasamos del grito al susurro por los diversos tonos. Podemos ofrecer al niño material ruidoso y material más silencioso para que vaya diferenciando.
  • Juegos de soplo: “La pajita y el silbato”. Entrenamos el soplo con materiales de distinto peso y tamaño para que el descubra las diferencias.
  • Juegos con la lengua: “La lengua se esconde y la lengua se escapa”. Este tipo de juegos inician los movimientos buco-fono-articulatorios y podemos acompañar el juego con movimientos de labios.
  • Juegos de terminar palabras. Citamos varios objetos sin terminar de decir su nombre, esperamos a que el niño los complete.

De 2 a 3 años:

  • Juegos de conceptos básicos. Actividades motrices relacionadas con conceptos tales como: Grande-pequeño, dentro-fuera, delante-detrás.
  • Juegos de construir frases: “Las frases se hacen largas”. Primero las frases serán de dos palabras, pero posteriormente se irán alargando utilizando incluso los pronombres “yo” y “tú”.
    neuro-infantil
  • Juegos de colores: “Nombre y color”. Nombraremos objetos acompañados de su color y jugaremos a cambiárselo según los citamos, para que el niño diga correctamente el objeto con su color correspondiente.

Esperamos que ahora comunicarte con tu bebé sea ahora aún más fácil y divertido.

Fuentes: crecerfeliz.es, Roaeducacion, kidshealth.org

About WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

30. enero 2017 by WayMilk
Categories: Infancia, Maternidad | Tags: , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies