Cuidar el pecho durante la lactancia materna

Una entrada inspirada por Waymilk 

El pecho es una de las partes del cuerpo de la mujer que sufren una mayor transformación durante el embarazo y las primeras semanas tras el parto. Ten en cuenta que, en general, los cambios de tamaño y peso es perjudicial para la salud y el aspecto de tu pecho.

Por eso es importante dedicarle un mimo y cuidado especiales para evitar que el paso por la lactancia deje sus huellas en él en forma de flaccidez y caída.

En Waymilk queremos ayudarte en este camino en el que tú crees que dejas de ser importe, recordándote que si importas y mucho. ¿Cómo debes empezar?

Ejercicio físico

El pecho es un músculo, al fin y al cabo. Para que luzca esbelto después de una prueba tan intensa como es el embarazo y la lactancia es muy conveniente seguir una serie de hábitos saludables, como el ejercicio físico. El ejercicio general beneficiará al seno sin duda. Pero son especialmente interesantes los ejercicios que fortalecen y tonifican los músculos pectorales de manera específica.

Son recomendables los ejercicios de contracción. Es probable que no puedas o no te apetezca desplazarte a un gimnasio, por lo que puedes buscar alternativas a las máquinas. Poner los brazos en forma de L ante tu pecho, cogiéndote con firmeza ambos antebrazos, haciendo fuerza hacia el interior en pequeños tirones. Nota com los músculos de tu pecho se ponen tensos y se vuelven a relajar.

También puedes utilizar unas de esas pequeñas pesas muy adecuadas para el hogar. Con la espalda apoyada en el suelo (busca una superficie cómoda y blanda como una esterilla o una alfombra) con los brazos en cruz, desplaza las pesas arriba y abajo, desde el suelo hasta encontrarse arriba, sobre tu cuerpo.

Por supuesto, la natación será tu gran aliado aliada. Si puedes ir a una piscina tu salud y tu pecho te lo agradecerán.

Y, desde luego, una alimentación equilibrada es fundamental para mantener el pecho en línea, igual que ocurre con el vientre u otras partes del cuerpo.

Hidratación

La hidratación de la piel ayuda a la piel a mantener la flexibilidad que necesita para adaptarse a los cambios de forma y de tamaño. Una correcta hidratación te puede ayudar a prevenir la aparición de las estrías y a mantener la piel de tus senos tersa y con el buen aspecto que tanto te gusta.

¡Muy importante! No olvides que cuando hablamos de hidratación del pecho en periodo de lactancia nos referimos a la piel del pecho pero no al pezón. Es importante que tengas en cuenta que algunas cremas aplicadas sobre el pezón pueden generar molestias y inconvenientes como las grietas.

Hoy en día se está recomendando tratar el pezón con una gota de tu propia leche y dejarla secar de manera natural, a ser posible al aire libre e incluso al sol.

Usa un sujetador adecuado

El sujetador adecuado se va a convertir en tu gran aliado para la conservación de tu pecho. Una buena sujeción te va a aportar una serie de ventajas a tener en cuenta.

Debes tener en cuenta que tu pecho aumenta considerablemente de tamaño y de peso. Este aumento puede pasar factura a la salud y al aspecto de tus senos. El incremento del peso puede acabar ejerciendo una elevada tensión sobre la piel y los músculos de tu pecho. Esta tensión podría provocar que el músculo pierda el tono y que, consecuentemente, la mama se desprenda un poco.

De la misma manera, la piel puede llegar a perder parte de su elasticidad y es cuando aparecen las estrías.

Un buen sujetador te ayudara a mantener el pecho en su sitio en todo momento y evitar que tanto los músculos como la piel sufran por estas duras condiciones a las que se ven sometidos. Sobre todo si tu pecho es abundante.

Intenta pensar en esto de manera análoga al deporte: cuando haces deporte utilizas un sujetador deportivo para proteger tu pecho. Y eso es lo que debes pensar durante el embarazo y la lactancia.

Eso sí, asegúrate de comprar el sujetador adecuado pero también de usar la talla que te corresponde. Se dice que aproximadamente un 30% de las mujeres desconoce su talla de sujetador. A la hora de elegir la talla fíjate no sólo en el contorno sino también el en la copa. Tal vez encuentres de ayuda esta tabla:

Tabla de tallas de sujetador

Esto son nada más que algunas recomendaciones para mantener tu pecho en forma y bonito. Pero no debes olvidar que lo más importante de todo es que durante la lactancia lo más importante es tu bebé y que ambos disfrutéis de esta relación tan intensa.

Una entrada inspirada por Waymilk 

About WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

09. noviembre 2011 by WayMilk
Categories: Lactancia materna, Maternidad, Sujetadores de lactancia | Tags: , , , , , , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies