Lactancia, embarazo y cáncer de mama

Cáncer-de-mama-45527_550x316

Una entrada inspirada por Waymilk

 

Cada año, en España 22.000 personas reciben un diagnóstico de cáncer de mama y esta cifra sigue aumentando. Sabemos que recibir un diagnóstico de cáncer nos hace sentir indefensos ante una situación que muchas veces nos sobrepasa. Desde WayMilk  nos sumamos al rosa  aportamos nuestro lazo rosa.  No te sientas sola #sumatealrosa

En la actualidad se diagnostican 26.000 casos de cáncer de mama al año en nuestro país. Aunque los índices de supervivencia son elevados, todavía este tumor ocasiona hoy el 6 por ciento de los fallecimientos, observándose además un incremento de los diagnósticos en mujeres jóvenes.

 

UN 18,6% DE LAS MUJERES MENORES DE 45 AÑOS, PADECES DE CÁNCER DE MAMA

 EL 6% DE LAS DIAGNOSTICADAS FALLECE 

 

La ilusión y felicidad que acompañan al embarazo se convierte en fuente de preguntas, dudas e  inseguridades. «Un diagnóstico en el embarazo es doblemente impactante», expresa Patrizia Bressanello, psico – oncóloga de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

 

El cáncer de mama durante el  embarazo

Hay que partir de la idea que el embarazo no tiene por qué ser un factor de riesgo, pero sí se ha observado que en algunos casos el cáncer de mama es un tumor que, con mayor frecuencia, padecen mujeres embarazadas. En muchos casos su detección suele ser tardía porque normalmente el aumento de la mama en esta etapa es habitual, por eso se suele encontrar en un estadio más avanzado.

La mujer embarazada con cáncer de mama presenta habitualmente un tumor palpable o un aumento focal de la consistencia de la mama . Los cambios fisiológicos que ocurren en la mama por la influencia hormonal, tienden a ocultar las masas mamarias, lo que comúnmente contribuye al atraso en el diagnóstico en éste grupo de pacientes. Varios estudios han demostrado una demora de tres a seis meses en el diagnóstico de cáncer de mama en mujeres embarazadas o en lactancia, por lo que se responsabiliza a este factor del estadio más avanzado que caracteriza al cáncer de mama en la embarazada.
Si una mujer  está embarazada y recibe este tipo de diagnóstico, normalmente se  suele esperar a que nazca el bebé para empezar el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque ésta será una decisión que determinará el médico,  «algunos fármarcos se intentan evitar, porque son nocivos para el feto”, explica Eva María Ciruelos, especialista del Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

¿Y el embarazo después de vencer este cáncer?

Después de luchar y superar un cáncer, las mujeres que han tenido esta enfermedad,  pasados unos años,  pueden quedarse embarazadas perfectamente. La preocupación o duda puede estar cuando la mujer piensa en la idea de amamantar a su bebé.

 

Cirugía y quimioterapia  durante el embarazo: 

El tratamiento quirúrgico no se debe demorar a causa del embarazo. La mastectomía con disección axilar se puede realizar con mínimo riesgo para el feto y la gestación. De un registro de 5405 cirugías realizadas en mujeres embarazadas, por distintas causas , se concluyó que la incidencia de abortos espontáneos, malformaciones congénitas y óbito fetal no aumentaron en comparación a la población general. Sin embargo, se observó un incremento de recién nacidos de bajo peso, lo cual se atribuyó a la prematurez determinada por la interrupción anticipada del embarazo. También hubo aumento de la mortalidad neonatal precoz, donde la mayoría de los casos corresponden a prematuros extremos. Ningún tipo específico de anestesia o técnica quirúrgica se asoció a resultados perinatales adversos en este estudio.

Tampoco encontró aumento de las malformaciones fetales en un estudio que involucró a 2565 mujeres embarazadas que fueron sometidas a cirugía y comparadas con un grupo control de mujeres embarazadas.

La cirugía conservadora de la mama es técnicamente posible de realizar en la paciente embarazada. Sin embargo, la radioterapia requerida para completar el tratamiento local está absolutamente contraindicada durante el embarazo, por el riesgo que implica para el feto la exposición a la radiación, ya que la dispersión abdominal es considerable incluso con protección .

Aunque no existen aún seguimientos a largo plazo, se acepta que la cirugía conservadora es una alternativa de tratamiento en pacientes embarazadas en el tercer trimestre del embarazo, que presenten lesiones susceptibles de este tipo de cirugía, en quienes la radioterapia es posible posponer hasta inmediatamente después del parto.

En el caso de pacientes embarazadas con indicación de quimioterapia neoadyuvante, ésta puede ser administrada durante la gestación a partir del segundo trimestre. Luego, es posible realizar la cirugía conservadora, ya sea durante el embarazo o bien después del parto. En ambas situaciones se logra obtener una edad gestacional mayor al momento del parto, con lo que disminuyen los riesgos neonatales relacionados con la prematurez, y se posibilita el manejo conservador, efectuando la radioterapia una vez resuelto el embarazo.

En un estudio de cohortes prospectivo del MD Anderson Cancer Center  publicado en 1999, de 24 embarazadas con cáncer de mama, fue posible tratar con cirugía conservadora a 2 pacientes, a las cuales se las irradió durante el puerperio.

La quimioterapia administrada durante el embarazo no parece afectar al desarrollo de los fetos expuestos según los estudios.
Cirugía y quimioterapia durante la lactancia materna:

La decisión sobre si optar por una  lactancia materna será algo a determinar por el especialista y la propia madre.

Los médicos aconsejan que cuando una mujer está con un tratamiento de quimioterapia, no debe dar de mamar ya que repercute negativamente  debido a que muchos fármacos anti tumorales pasan a la leche materna e incluso alcanzan concentraciones elevadas pudiendo provocar alteraciones en el bebé lactante.

Muchos medicamentos de quimioterapia, terapia hormonal y medicamentos de terapias dirigidas pueden filtrarse en la leche materna, y por tanto afectar al bebé. La lactancia no se recomienda si la madre está recibiendo quimioterapia, terapia hormonal o terapia dirigida.

Si se contempla realizar una cirugía, la suspensión de la lactancia ayudará a reducir el flujo de sangre a los senos, haciendo que éstos reduzcan su tamaño, lo que puede ayudar con la operación. Además, ayuda a reducir el riesgo de infección en el pecho, y puede ayudar a evitar que se acumule leche materna en las áreas de biopsia o cirugía.

Si tienes preguntas como cuándo sería seguro comenzar la lactancia, es necesario hablar con  el equipo de atención médica incluso si  planeas continuar nuevamente la lactancia después de haberla suspendido, porque es posible  que necesites ayuda adicional, la de los expertos en lactancia.

La reconstrucción, el después del cáncer  y  la lactancia:

«Las mujeres que han superado un cáncer de mama no deberían negarse a la oportunidad de dar el pecho a sus bebés», animan los autores de una investigación que se acaba de presentar en el congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica, en Milán (Italia). Según los resultados obtenidos, «no hay evidencia de que esta práctica entrañe riesgo alguno después del tratamiento de este tumor, ni para la madre ni para el niño».

La cirugía de aumento en la que se colocan prótesis no implica mayor problema para lactar. Para descubrir un bulto tampoco afecta, ya que la autodetección de un paciente que padeció cáncer de mama se hace en forma continua, de acuerdo con el especialista.

Para el bebé tampoco representa ningún problema el tomar leche de la madre que padeció cáncer, los problemas sólo se dan mientras la mamá este en tratamiento, pero si ya terminó y la madre se recuperó de la enfermedad no hay mayor problema.

¡¡¡¡Así que después hay vida, mucha vida!!!!

 

 

 

 

Fuemtes: medwave.clNuria Fernández Gámez,

Acerca de WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

10. octubre 2014 por WayMilk
Categorías: Lactancia materna, Maternidad | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies