Náuseas en el embarazo

comida  para nauseas

Una entrada inspirada por Waymilk

Hay dos molestias gástricas que nos hacen la vida imposible durante el embarazo: Las nauseas incluso con vómitos  y los ardores de estomago. En ésta ocasión nos centraremos en los primeros: náuseas y vómitos, porqué se producen y cómo convivir con ellos de la mejor forma posible.

En muchas ocasiones las náuseas van acompañadas de vómitos y sueles ser el primer síntoma que detectamos cuando estamos embarazadas. Suelen darse a primera hora de la mañana y mejoran a lo largo del día. Aunque en muchas ocasiones son imprevisibles.

El origen de las náuseas aún no está claro  y se asocia a los cambios hormonales derivados del  nuevo estado de la mujer   elevación de los niveles de progesterona, estrógenos y la hormona gonadotropina coriónica humana.

Pero también existen factores de motilidad digestiva: un ejemplo es el enlentecimiento en el tránsito digestivo por acción de la progesterona. Lo más frecuente es que las náuseas y vómitos desaparezcan al comienzo del seguro trimestre, pero en algunos casos se prolongan durante todo el embarazo. Marta Anguera, nutricionista, profesora de la Universidad Ramón Llull, de Barcelona, y autora del libro “Dietas para Embarazadas”, nos cuenta qué alimentos pueden ayudar a aliviar esta sensación de tener el estómago al revés.

Consejos que ayudan a aliviar las náuseas: 

  • Tostadas ante de levantarte de la cama: No te levantes nada más despertarte. Quédate unos minutos en la cama y come despacio unas tostadas de pan (o la clásica galleta de jengibre) que hayas dejado preparadas en la mesilla la noche anterior. “Por efecto de las hormonas en el estómago se produce un aumento de los jugos gástricos es que puede provocar la náuseas, y las tostadas hacen de “esponjas” y chupa ese exceso. Además son muy digestivas”.
  • Evita  lácteos derivados de los animales por el momento: La leche animal es un alimento tan completo que “tarda en digerirse de dos a tres horas”. Por eso, es fácil que además de las náuseas provoque el vómito. “Es mejor que mientras se da esta situación la mujer prescinda de la leche y los lácteos y opte por “leches de origen vegetal, como la de avena o de almendras, que son más fáciles de digerir”. Cuando el malestar vaya remitiendo, se puede ir incluyen los alimentos lácteos. Aconseja ir introduciendo los poco a poco, primero requesón, y seguir con yogur de bífidos porque son menos ácidos.
  •  Comer menos cantidad pero más a menudo de seis o siete veces al día:  Las mini comidas.  Mientras te encuentres con el estómago revuelto, lo ideal es que prescindas de las tres grandes comidas tan tradicionales en nuestro país y repartas la ingesta total del día en seis o siete  “mini comidas” a lo largo de la jornada. Puedes hacerlo coincidir con algunas comidas tradicionales: al levantarte toma un desayuno ligero, a media mañana toma algo para almorzar, luego haz una mini comida, por la tarde merienda, por la noche toma algo para cenar y antes de acostarte puedes tomar algo.
  • Fuera fritos: es mejor optar por preparaciones con pocas grasas. Destierra los fritos o los rebozados porque son irritantes para el estómago. Elige el vapor, el papillote, el hervido o la plancha (pero suave). Los alimentos crudos también resultan más difíciles de digerir que los fritos.
  • No dejar de comer porque nos encontremos mal: Cuando una mujer tiene náuseas  prefiere comer poco para no acentuarlas aún más y además porque no apetece comer nada. Pero no es una buena idea, el estómago vacío incrementa más aún las náuseas. Éstos son algunos  de los  alimentos que resultan muy recomendables cuándo tengamos que alimentarnos aunque no nos apetezca:
    • Manzanas al horno o en compota: al ser dulce mantiene el nivel de glucosa en sangre y las pectinas hace que ese azúcar se libere lentamente.
    • Zumo de piña y a continuación fiambre de jamón york o de pavo en una tostada con un poco de aceite de oliva.
    • Tostadas de arroz o maíz.
    • Plátano que además al contener potasio, reduce y previene la aparición de calambres, otro de los inconvenientes con los que nos podemos encontrar en el embarazo.
    • El Jengibre: es un remedio alternativo que parece que asienta el estómago y ayuda con las náuseas. Intenta encontrar ginger ale con jengibre real. O raya un poco de jengibre fresco y hiérvelo en agua caliente para hacerte un té o prueba si te funcionan los caramelos de jengibre. No hay forma de asegurar qué cantidad del ingrediente activo estás tomando en estos suplementos de jengibre. Por eso asegúrate de hablar con tu doctor antes de tomarlos. (Al igual que muchas otras cosas que son de ayuda en pequeñas dosis, los efectos de las megadosis no se conocen)
  • Come despacio, bebe poco mientras comes y las infusiones mejor frías: Cuanto más mastiques los alimentos menos trabajo tendrá que realizar el estómago y más fácil resultara la digestión de éstos.  Mientras comas, no bebas demasiado líquido porque se produce una distensión del estómago y un aumento de los jugos gástricos enlenteciendo la digestión, que es precisamente lo que interesa evitar. Eso no quiere decir que tengas que beber poco: hazlo fuera de las comidas y a pequeños sorbos. Las infusiones de menta son muy digestivos, pero tómalas frías porque las bebidas calientes también provocan náuseas.
  • Los menús sencillos:
    • De primero: Arroz, pasta o patatas hervidas aplastadas, con un poco de aceite. Éstos alimentos proporcionan energía y al mismo tiempo son fáciles de digerir.
    • De segundo: proteínas  blancas, como  pescado blanco, pollo o pavo. “Las carnes de aves tienen la grasa en la piel y si esta se retira son fáciles de digerir. En cambio las carnes rojas, o el cordero, que permanecen mucho tiempo en el estómago”
    • Si comes huevo come la clara: “La clara resulta muy digestiva, pero la yema no tanto”. Sin embrago, es  un alimento muy completo que ahora interesa comer. Hacer una tortilla solo de claras no es muy apetecible,así que un truco es, cocer los huevos y añadir la clara bien picada a, por ejemplo, un puré de zanahoria. En cualquier caso, si apetece una tortilla, hay que intentar que no se tueste, ya que resulta menos digestiva.
  • Conocer los olores y sabores que más nos molestan y evitarlos o ventilar bien al usarlos:  A menudo determinados olores y sabores que despiertan la náusea. Por eso hay que evitar algunas verduras con aromas muy fuertes como las coles, la coliflor, el brócoli… En cambio, el calabacín, las judías verdes o las zanahoria resultan muy recomendables. Además, mientras cocines intenta ventilar bien la cocina, o incluso si puede cocinar otra persona, mejor.
  • Pon atención también a otras cosas que te pueden producir náuseas: Por ejemplo, una habitación donde hace demasiado calor, el olor de un perfume fuerte, un viaje en auto o incluso ciertos estímulos visuales como luces parpadeantes, pueden provocar náuseas. Asimismo, cambiar de posición de manera muy rápida. Evitar aquellas situaciones que te producen náuseas es una parte importante de tu tratamiento.
  • Si las náuseas no remiten recurre a los suplementos:  lo habitual es que las náuseas remitan y desaparezcan al final del primer trimestre, pero… hay mujeres que las padecen a lo largo de todo el embarazo. “En estos casos, se mantienen estos consejos dietéticos durante toda gestación, y se aconseja tomar suplementos de nutrientes que puede necesitar como los omega 3 o el hierro”. Es necesario consultarlo con tu médico de seguimiento para que te recomiende el que mejor te conviene.
  •  Aire fresco y descanso:  respires aire fresco. Salir a caminar o mantener las ventanas abiertas te puede ayudar a calmar las náuseas, pero también  pueden empeorar si estás cansada, así que date tiempo para relajarte y dormir siestas cuando puedas. Ver una película (¡preferiblemente donde no salga comida!) o visitar a una amiga puede ayudar a eliminar el estrés y quitarte de la cabeza el malestar.

¿Qué hago si no puedo mantener nada en el estómago?

Si tus náuseas y vómitos son tan severos que no puedes retener nada en el estómago, incluyendo agua, jugo, vitaminas prenatales u otros medicamentos, es muy probable que padezcas una condición denominada hiperemesis gravídica. Si tu situación es grave, lo más seguro es que tu médico sugiera hospitalizarte. El tratamiento consistirá de fluidos intravenosos y medicación. Y si estás planeando quedarte embarazada de nuevo, toma una multivitamina en el momento de la concepción y al inicio del embarazo. Puede evitar que tengas náuseas severas, aunque nadie sabe por qué.

 

Fuentes:  natalben, wikipedia, babycenter, kostleige.

About WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

24. febrero 2015 by WayMilk
Categories: Embarazo, Maternidad | Tags: , , | 2 comments

Comments (2)

  1. Pingback: Ardor de estomago en el embarazo. Sujetadores lactancia

  2. Pingback: Consejos para cuidar la salud dental durante el embarazo | Sujetadores lactancia WayMilk

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies