Síndrome del emperador

sindrome del emperador

Una entrada inspirada por Waymilk

Recientemente leí en el blog Mamá sin complejos una entrada sobre el denominado síndrome del emperador. Una entrada muy interesante que suscitó un debate muy fluido con multitud de puntos de vista enfrentados. El diálogo y la confrontación de argumentos siempre me parece interesante y por eso me he decidido a escribir en relación a este tema.

Le estuve dando vueltas a los conceptos del bien y del mal. No; no os preocupéis que no me voy a poner trascendental. Me refiero más concretamente al concepto de bien y mal aplicado al comportamiento de los niños. Vamos, lo que normalmente llamamos niños buenos y niños malos. Ya sabéis: “Este niño es un angelito”, “¡Este niño es un demonio!”… De eso estamos hablando.

Me pregunto si realmente existen niños buenos y niños malos en sí mismos. ¿O , más bien, aplicamos esta clasificación maniqueísta para encasillar a los niños según nuestras necesidades de personas adultas?

Detrás de una rabieta, una pataleta o un comportamiento egoísta, muchas veces hay una frustración que el niño no ha sabido canalizar y nosotros no hemos sabido entender.

La preocupación que os intento transmitir es que si un niño nos parece malo a lo mejor es que debemos plantearnos si estamos comprendiendo sus necesidades o si le estamos sabiendo ayudar en lugar de señalarle con el dedo. Muchas veces, detrás de eso que llamamos falta de límites, detrás de una rabieta, una pataleta o un comportamiento egoísta, hay una frustración que el niño no ha sabido canalizar y nosotros no hemos sabido entender.

Hacerse mayor es difícil. No salimos de fábrica sabiendo ser madres o padres de fábrica. Vamos aprendiendo. También los niños van aprendiendo a ser hijos y a ser personas. Vienen sin un manual de instrucciones. Y ese proceso no debe ser fácil tampoco para ellos. Habrá momentos complicados en los que los adultos debemos guiar y ayudar a los niños. Si pudiéramos recordarnos a esas edades nuestra actitud sería muy distinta, seguro.

¿Qué nos está pasando? Creo que estamos viendo a nuestros niños como extraños. A veces los consideramos enemigos, manipuladores, egoístas… Y recurrimos a manuales y métodos para tratar de neutralizar sus maléficas maniobras (ya conocemos esos métodos: Estivill, 1, 2, 3, responda otra vez…).

Pero esto no ocurre en otras culturas, que son más respetuosas con la infancia y sus necesidades. Y siento que esta es una cuestión muy importante porque no atañe sólo a las familias sino que cada generación es la semilla del futuro.

Oh, vaya, lo siento. Al final temo haberme puesto trascendental. La próxima vez trataré de evitarlo. Lo prometo  : )

Acerca de WayMilk

Amamanta a tu bebé mientras cuidas tu pecho porque el sujetador de lactancia WayMilk está diseñado con un novedoso y exclusivo sistema de cruzado a dos bandas elásticas que entre muchos beneficios ayuda a prevenir la mastitis, el pecho caído o las estrías.

16. marzo 2014 por WayMilk
Categorías: Infancia | Etiquetas: , | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies