Sobre la lactancia

La subida de la leche se produce a los 3-4 días después del parto. En este momento es importante tener el pecho bien sujeto para evitar que éste aumente de tamaño en exceso. Esto ayudará en la salud y el cuidado del pecho, además de facilitar la lactancia del recién nacido.

La subida de la leche

La producción de leche se desencadena en el cerebro tras el parto pero se mantiene por la succión del bebé y por el vaciado completo del pecho en cada toma, por eso la lactancia se puede prolongar indefinidamente, ajustando la oferta a la demanda.

Durante el embarazo, hay un alto nivel de prolactina, la hormona encargada de la secreción láctea, pero no llega a producirse la leche porque las hormonas de la placenta, los estrógenos y gestágenos, inhíben la acción de la prolactina.

Después del parto, cuando se expulsa la placenta, los niveles de estrógenos y gestágenos descienden progresivamente de 3 a 4 días y la prolactina puede por fin ejercer su función de producción láctea. Es en este momento cuando se inicia la subida de la leche y cuando el niño debería empezar a mamar para que le leche no se acumule. En muchos casos la subida es tan fuerte que causa inflamación y dolor en el pecho de la madre, lo ideal es utilizar sujetadores que mantengan el pecho bien sujeto para que al estar más recogido no se produzca leche en exceso.

Una vez hayamos tenido la subida de la leche, es importante seguir teniendo estos niveles de prolactina altos y ello se consigue en parte debido a que la succión del pezón por el bebé produce una estimulación de la hipófisis que es la glándula encargada de generar la prolactina.

Otra hormona activa de la lactancia es la oxitocina. Para hacer que la leche acumulada en la profundidad de los alveólos mamarios -producto de la acción de la prolactina- llegue hasta la superficie y pueda ser sacada por el bebé, es necesario que la hipófisis segregue otra hormona llamada oxitocina, que es la encargada de contraer los alveólos mamarios obligando así a la leche a salir a través de los conductos y llagar el pezón. Este acto de la oxitocina se conoce como el reflejo de eyección. Que el pecho esté firme y bien sujeto favorece la llegada de la leche hasta la superficie.La oxitocina produce también otro acto reflejo en el útero, responsable de los molestos "entuertos" que se producen al inicio de la lactancia.

Otro acto imprescindible para la correcta secreción y producción de la leche materna es el vaciamiento completo y frecuente de las glándulas mamarias. Primero porque la leche contiene una sustancia que frena su propia producción, es decir, si queda leche en el pecho no se enviará una alarma de producción de más leche al cerebro. Segundo porque su acumulación aumenta la tensión en el lecho vascular dificultando su extracción, la succión del bebé será insuficiente ante la resistencia que presenta la mama. En las primeras semanas, la succión del bebé y la prolactina influyen directamente en la producción de la leche, pero después influye más el vaciado completo y frecuente de las mamas. El conocimiento de esto es fundamental para propiciar y mantener la lactancia materna.

Además otra de las ventajas de vaciar completamente un pecho antes de pasar al siguiente es que el bebé toma la leche del final que es más rica en grasas (engorda más) y en vitaminas.

La ingurgitación

La ingurgitación es el aumento y la consistencia del pecho a causa de la acumulación de la leche. Esta inflamación del pecho que produce dolor y enrojecimiento se debe a que la leche queda retenida en las glándulas mamarias y fluye con muchísima dificultad. Esto provoca a su vez que se endurezca el pecho y que al bebé le cueste aún más trabajo sacar la leche.

La ingurgitación se produce los primeros días de la lactancia debido a que la demanda de leche del bebé aún no está equilibrada con la producción de leche materna. Una vez el pecho produzca la misma cantidad de leche que el niño demande, el dolor debería desaparecer, pero es importante favorecer la rápida salida de la leche para evitar que se acumule. De nuevo es importante utilizar sujetadores recogan bien el pecho para evitar que éste acumele leche en exceso.

El calostro

El calostro es la primera sustancia que produce el pecho, es densa, de color amarillenta y contiene altos niveles de proteínas, calorías, beta-carotenos y anticuerpos importantísimos para proteger al bebé contra enfermedades. El recién nacido se alimentará del calostro hasta las siguientes 48 horas después del parto, que es cuando comienza la subida de la leche.

Usar un sujetador Waymilk ayuda a prevenir algunas de las molestias que se originan en la lactancia.

Lee los beneficios de usar un sujetador Waymilk

"No tienes que andar sujetando el pecho para dar de mamar, así que me parece buenísimo"

Natalia, Gijón

"Es muy cómodo, lo recomiendo"

Marta, Villaviciosa, Asturias.

Envíanos tu testimonio sobre el sujetador Waymilk

Puedes pedir tu talla a partir del 7º mes de embarazo en adelante.

Consulta las tallas disponibles